El gusto y la elegancia en el Flamenco

Nunca estuvo mi baile más completo…
27 septiembre, 2019
Los Reyes te traerán carbón…
11 diciembre, 2019
Show all

El gusto y la elegancia en el Flamenco

¿Dónde está el gusto y la elegancia en el Flamenco?

Llevo tres meses sin bailar y sin poner un solo ojo de atención en la actualidad del flamenco.

 Tras una cirugía en la rodilla derecha que me ha obligado a apartarme temporalmente de mi actividad, hoy despierto con ganas de inspirarme. Dentro de un mes podré estar bailando como siempre, así que hoy abro los ojos y busco videos flamencos de actualidad…

Quedo perpleja ante la velocidad con que cambian las modas, las tendencias de estilo, pero sobre todo quedo perpleja ante la obvia desesperación por llamar la atención, por inventar lo que ya de todos modos está inventado, por destacar a cualquier precio.

Me pregunto ¿dónde queda la auténtica personalidad?

Echo de menos la elegancia, la sobriedad del baile, la técnica limpia sin intentar que parezca aún más difícil de lo que en realidad es, haciendo aspavientos con los brazos y descolocando totalmente el cuerpo con la intención de que el público vea la dificultad que conlleva un determinado paso.

Supongo que la mera y auténtica finalidad no es la demostración al público de dicha dificultad sino el consiguiente aplauso que se ansía tras la finalización.

¿Tan desesperado es el ego del artista?


¿Tan necesitados estamos de la recompensa del aplauso?

Quizá esté equivocada, pero pienso que la belleza en el arte no está intrínsecamente ligada a la dificultad, a la sorpresa o la innovación.

Creo que existen infinidad de matices a valorar como la bella sencillez, la sensibilidad, la limpieza de ejecución, la musicalidad en el movimiento y en el zapateado, la madurez artística, el conocimiento, la armonía.

 No pretendo ser purista ni mucho menos y negar la inevitable evolución del baile flamenco, tan solo desearía que el arte no se midiese por los aplausos recibidos sino por las emociones transmitidas.

Pienso que es tan valioso el histérico aplauso de un público impresionado como el absoluto silencio o el suspiro de un público que ha quedado totalmente emocionado.

A veces he llorado ante una pieza de baile o de música y no he sentido la necesidad de expresar un aplauso estridente o histérico porque en realidad ese artista me ha trasladado a otra dimensión y lo que me ha hecho sentir va más allá del mero ruido que puedan provocar mis palmas.

¡Bailemos para dar y no para recibir! ¡Dejemos nuestro ego a un lado e intentemos dialogar a través de nuestro arte!

NO ES NECESARIO IMPRESIONAR PARA MOSTRAR LA BELLEZA DE NUESTRO ARTE.

3 Comments

  1. Michele dice:

    Gracias por Las bellas palabras, que siempre me motivan e ilusionan. Deseo que te recuperes muy pronto para que nos pueda trasladar a otras dimensiones con tu baile. Besos desde Brasil ❤️🌹

  2. Andrea Ortega dice:

    Qué mejores muy pronto! Sabias palabras, gracias. Un saludo desde Italia .

  3. luciana dutra dice:

    Perfectas palavras, sencillas observaciones, pero llenas de sabidorias. El arte es fuerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies